Una nueva ola de misiles impacta contra la base Al Asad en Irak, que alberga fuerzas de EE.UU.

 

AGENCIA EFE

Alrededor de una hora y media después del inicio del ataque de Irán contra la base militar Al Asad –que en la provincia iraquí de Al Anbar alberga Fuerzas Armadas de Irak y de Estados Unidos–, el bombardeo con misiles se intensificó y cerca de las 3:30 de la madrugada (hora local) una nueva ola de misiles cayó sobre esas instalaciones militares, informa la agencia iraní Tasnim.

De acuerdo con una fuente de seguridad iraquí, reportada por Reuters, al menos siete misiles impactaron contra la base.

Proyectiles fueron disparados contra la base aérea al Asad en Irak, que alberga a las fuerzas de Estados Unidos, dijo el martes un funcionario estadounidense a Reuters, bajo condición de anonimato.

La Casa Blanca dijo que estaba al tanto de los reportes de ataques con cohetes y que se había informado al presidente Donald Trump.

El funcionario dijo que no había información inmediata sobre daños o víctimas del ataque, que ocurre en momentos en que la tensión entre Washington e Irán ha aumentado tras un ataque de aviones no tripulados de Estados Unidos en el que murió el viernes el comandante militar iraní Qassem Soleimani.

A través de un comunicado, el Pentágono confirmó que bases iraquíes que brindaban asilo a tropas estadounidenses en Al Asad e Irbil fueron atacadas por “más de una docena de misiles balísticos”. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní se ha adjudicado los ataques