aasdasd

Separados revelan qué discusión destruyó su relación de pareja para siempre

AGENCIA UNO
  • ANTECEDENTES

Nadie que contrae matrimonio lo hace pensando en que en algún momento se va a separar, obstante, las recurrentes discusiones en pareja junto a otros factores externos pueden llevar a un divorcio.

A continuación, te explicamos las causas del distanciamiento en las parejas y qué hacer para superar la herida del desencuentro, así como otros problemas de pareja.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Matrimonio se separa después de recibir a una refugiada ucraniana: él se escapó con ella

 

  • ¿Cuáles son los principales factores?

Discusiones recurrentes, faltas de respeto, crecer en direcciones opuestas o compartir los mismos valores pueden ser algunos de los factores, que, en casos extremos, pueden llevar a acelerar el final de una vida en pareja.

Así lo dejaron de manifiesto las historias narradas por un grupo de divorciados en conversación con el medio norteamericano The Huffington Post, quienes explicaron cuáles fueron los problemas que suscitaron el término de su relación.

  • La terapia que quebró todo

Nicole Lavery, explica como una terapia de pareja cambió para siempre su vida.

“Nuestra última pelea ocurrió durante la terapia de pareja. Cuatro años después, el tema aún es confuso y, en general, sin sentido. Lo que me ha quedado grabado hasta el día de hoy es cómo el punto de retorno se sintió tan abrumador en ese momento. Fue casi como si tuviera una experiencia extracorpórea”, recordó.

“Vernos a los dos siendo tan tercos: él estaba frustrado por mi exhibición apasionada frente a un tercero. Yo estaba disgustada por su negativa a tratar de ver mi punto de vista”, comentó.

Durante la discusión, Lavery observó que las señales verbales y gestos de ambos mostraban una imperiosa falta de respeto y amor por el otro.

“Para mí, la pelea fue tan metafórica. Alcanzar nuestro punto más desesperado en cinco años de matrimonio, en compañía de uno de los consejeros matrimoniales más renombrados de la ciudad, fue tanto irónico como sorprendente”, corroborando que ese hecho detonó aún más, el fin de su relación.

  • La ciudad de las luces: el lugar (menos) romántico.

Cuenta Tammy Letherer, que el término de su matrimonio ocurrió durante un “romántico” viaje a París. Ella y su marido planearon el viaje con meses de anticipación y hasta el último detalle.

Sin embargo, Tammy se vio envuelta en una serie de visitas y recorridos que parecían tener fin, pues ella sólo deseaba descansar un rato y disfrutar de un buen café mirando el entorno. Pero cuando el itinerario fue ir al museo Louvre, que resultó estar cerrado, su marido le echó la culpa.

En ese momento, ya había vuelta atrás. Esa pelea demostró que eran dos extraños compartiendo el mismo viaje, pero con intereses totalmente diferentes.

“Lo seguí de un barrio a otro, tratando de ignorar el darme cuenta de que, después de 10 años de matrimonio, ya disfrutábamos de las mismas cosas. No fue tanto una discusión, sólo una sensación de que no había un ‘nosotros’. Y cuando estás en un país extranjero, sin mencionar la ciudad más romántica del mundo, es un sentimiento muy solitario”, manifestó.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Matrimonio se separa después de recibir a una refugiada ucraniana: él se escapó con ella

 

  • Discusiones sobre la parte económica

El equilibrio y el bienestar de una relación puede perjudicarse cuando hay discusiones en torno al dinero. Precisamente, ese fue el factor que terminó por echar abajo la relación de Susie Moore y su exmarido.

“Mi última pelea con mi exesposo fue original. Era una que teníamos una y otra vez: sobre dinero”, dijo.

Recordó que a él “le gustaba apostar, arrendar un automóvil que realmente podíamos pagar y emular el éxito a través del gasto. Yo soy una ahorradora y vengo de un entorno pobre, por lo que nunca pudimos llegar a un acuerdo en las finanzas”.

“Cualquiera que esté divorciado sabe que esto sucede de la a la mañana y que las peleas que tienes, en la mayoría de los casos, las has tenido una y otra vez”.

En este contexto, comentó que “el dinero es una parte demasiado importante del matrimonio para tener puntos de vista completamente opuestos. Y así fue como supe que nuestro matrimonio de casi tres años había terminado al menos seis a doce meses antes de que me fuera”.

  • La pelea que es reiterada

Prácticamente todas las parejas discuten principalmente por la falta de comunicación, no obstante, cuando siempre pelean por las mismas cosas y los reproches son reiterativos, claramente es un factor que puede hacer que una pareja vaya mal.

Eso le pasó al matrimonio de Jackie Pilossoph. “La última gran pelea que tuvimos -con mi marido- antes de que decidiéramos separarnos fue la misma pelea que tuvimos 50 veces antes. Repasamos las mismas cosas de siempre: ‘Siempre estoy con estos niños’, ‘Soy el único que genera ingresos’, ‘No me aprecias’, ‘No me respetas’, ‘Has cambiado’, ‘Ya no tenemos nada en común’, ‘¿Me estás engañando?””, dijo.

“El problema con nuestro matrimonio era que no sabíamos cómo comunicarnos de manera efectiva y ambos decidimos salirnos. No había confianza y definitivamente no había respeto”, sostuvo.

Además, admitió que su matrimonio de siete años no iba a llegar a buen final.

“Había demasiados problemas y falta de voluntad para obtener ayuda, tanto individualmente como en pareja. Me refiero a una ayuda real. Probamos la terapia de pareja, pero eso tocó la punta del iceberg y creo que ambos sentimos que era mejor dejarnos tempranamente”, sentenció Pilossoph.

  • Cuando no comparten los mismos valores

Para Carol Schaffer, el término de su matrimonio ocurrió cuando ella, su marido y sus dos hijos compartían una cena, la que a simple vista parecía perfecta.

Sin embargo, cuando su hija de dos años quiso irse de la mesa antes de que terminaran de cenar, saliéndose de su silla y botando accidentalmente su plato de comida, su exmarido perdió el control. “Mi esposo se puso de pie al instante y le gritó a nuestra hija de dos años, seguido de un golpe rápido. Ella se puso a llorar. Al principio, yo estaba aturdida, incapaz de moverme”.

“Si soy honesta conmigo misma, realmente no me sorprendió su reacción. Desde el primer día, teníamos ideas muy diferentes sobre cómo disciplinar a nuestros hijos”, agregó.

“No era la primera vez que les gritaba a los niños, y yo a él por hacerlo. Pero esa noche, esa pelea, fue la última vez que lo vi como el hombre con el que pasaría el resto de mi vida”. Pues, corroboró que ella no podía seguir en esa relación.

  • Todas las parejas discuten, pero ¿cuáles triunfan?

Al respecto, Vikki Stark, directora del Centro de Consejería de Sedona en Montreal, Canadá, mencionó que las parejas que logran de alguna manera sobrellevar las discusiones son aquellas que, en vez de atacar el carácter de la otra persona, “colorean dentro de las líneas y expresan sus propios sentimientos”.

Cómo las parejas sanas llevan sus discusiones adelante:

Al respecto, Stark mencionó que “las parejas en relaciones satisfactorias a largo plazo pueden recordar que, sin importar cuán enojados estén, la vida continuará después de hoy”.

Por último, enfatizó que “por eso, no quieren causar un daño duradero. Incluso en un estado emocional, pueden aferrarse al valor a largo plazo de la pareja. Son un equipo que protege su futuro juntos”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Matrimonio se separa después de recibir a una refugiada ucraniana: él se escapó con ella

Matrimonio se separa después de recibir a una refugiada ucraniana: él se escapó con ella

Leave a Reply