Muerte de piloto de Latam: Pasajeros relatan cómo vivieron la emergencia en pleno vuelo

   Foto Uno

 

  • ¿QUÉ PASÓ?

El pasado lunes, el piloto de Latam, Iván Andaur Santibáñez, falleció tras presentar problemas de salud durante el vuelo LA505, el cual despegó desde Miami con destino a Santiago.

A través de un comunicado, Latam señaló que “durante el vuelo se llevaron a cabo todos los protocolos de seguridad necesarios para salvaguardar la vida del piloto afectado”. Emergencia que obligó a los otros dos oficiales a bordo a desviar la aeronave hacia el Aeropuerto Internacional de Tocumen de Panamá.

“Sin embargo, tras el aterrizaje y luego de recibir asistencia en tierra, lamentablemente el piloto falleció”, informó la compañía.

  • Testimonio de pasajeras del vuelo LA505

Valentina Belletti (35) pasajera del avión LA505, en conversación con BioBioChile, narró cómo se vivió la emergencia.

“Nuestro vuelo salió a las 21:50 del lunes. Llevábamos como una hora y media de vuelo aproximadamente. Estábamos cenando y empezamos a ver harto movimiento entre el personal de la tripulación. Se movían de un lado a otro, corriendo, pero sí a paso rápido”, precisó.

“En medio de eso avisan que necesitan asistencia médica, preguntan si entre los pasajeros había algún médico que pudiese acercarse para prestar apoyo. Posteriormente piden un instrumento médico para medir algo, cuyo no la verdad”, añadió Belletti.

“Yo iba sentada en la fila 18 y en la 17 iba alguien a quien en un momento la van a buscar. Después no apareció más, me imagino que se quedó asistiendo al piloto, aunque hasta ese momento nosotros no sabíamos qué pasaba ni a quién estaban asistiendo”, relató al medio ya citado.

Una vez que les retiran las bandejas de la comida les informaron que tendrían que aterrizar en Panamá puesto que no podían continuar el viaje con dos pilotos. “Y nos dicen que ahí nos iban a coordinar el tema de los hoteles y todo eso hasta que podamos tener un tercer piloto para retornar a Chile”, sostuvo.

“Llegamos al aeropuerto en Panamá y estuvimos yo creo que una hora más o menos arriba del avión. A las 12:46 -hora local- aterrizamos en Panamá y estuvimos hasta como las 01:40 de la madrugada arriba”, prosiguió.

“Cuando te bajas de un avión siempre los de la tripulación te despiden súper amorosos, pero aquí estaban todos con una expresión rara. Estaba extraña la cosa”, relató al medio ya mencionado.

“Nos bajamos y ahí estuvimos un montón de rato esperando. Después nos dijeron que teníamos que completar nuestros datos en una lista porque ahí nos iban a asignar a unos hoteles. En Panamá no tienen oficinas de Latam, entonces ahí igual hubo un tema porque no había gente para coordinar”, señaló.

Si bien admite que hubo complicaciones en la coordinación, recalca que había que comprender la situación. “Cuando nos dicen que no podíamos continuar con dos pilotos, ya sabíamos que algo había pasado con uno de los pilotos, porque eran tres pilotos los que realizaban el viaje y solamente estaban disponibles dos”, expresó.

“Todo lo empezaron a coordinar ahí mismos porque como te digo, Latam no tenía oficina en Panamá y esto fue como improvisado. A esa hora de la fue más complejo encontrar un equipo que pudiese apoyar toda la logística de tantas personas. Pero dentro de todo, yo creo que se logró y la gente en general tuvo buena disposición”, detalló.

“Claro, no faltó la gente que se molestó, pero quizás se debió al de la noche, algunos iban medio durmiendo cuando pasa todo esto”.

Por su parte, Ana ía Muñoz (67), también pasajera del vuelo LA505, en conversación BioBioChile, contó que cuando aterrizaron en Panamá había una ambulancia esperando. “Cada uno se fue enterando de distintas formas de lo que había ocurrido y ya al día siguiente, cuando nos van a buscar para llevarnos al aeropuerto, ya toda la gente iba con otra actitud, entendiendo y empatizando mucho más con lo que había ocurrido”, manifestó.

“Cuando llega la tripulación a la puerta, que era la puerta 130 donde nos íbamos a embarcar, todos solidarizaron y comenzaron a aplaudir como gesto de homenaje hacia la tripulación y hacia al capitán también que ya no estaba con nosotros”.

Muñoz, recalca que en general la tripulación fue amable y atenta, a pesar de la difícil situación que estaban aconteciendo. “Llegó tripulación de apoyo a contener a la tripulación que venía en el vuelo”, cuenta.

“La tripulación en general yo creo que se sintió contenida con los mismos pasajeros, pero por otro lado también estaban en shock. Esto no es algo muy común, tanto para los pasajeros como para la tripulación”, sostuvo.

“Yo creo que muy pocos lo hemos vivido, pero dentro de todo, creo que se manejó de la mejor forma posible, considerando todos los inconvenientes que se pudieron haber presentado en el momento. Cuando llegamos a Santiago, los pilotos despidieron a los pasajeros al bajarnos del avión”, detalló.

Otra turista chilena que viajaba en el avión es Ximena Muñoz Fuenzalida, quien narró a BioBioChile cómo vivió el aterrizaje de emergencia en Panamá.

“Cuando nos avisan que íbamos a bajar del avión supimos por las caras de la tripulación que había sucedido algo grave, tenían sus caras pálidas”.

“Al descender del avión e ingresar al aeropuerto había unas personas, que eran del personal del counter del aeropuerto y no de Latam, a quienes se les pidió ayuda para el traslado hacia los hoteles”, describió.

“Aquí estas personas no tenían experiencia. Algunos eran más listos que otros, pero no tenían micrófono, no podíamos escucharlos bien. Nos inscribimos en unas hojas donde anotaron nuestros nombres. Esto último no era de Latam”, aludió.

Por último, hizo hincapié en el buen actuar de la empresa considerando la emergencia que se vivió en pleno vuelo. “Latam tomó la mejor decisión para aterrizar. Ahora que sabemos que la persona que murió era el capitán, la compañía hizo lo correcto. Nadie gritó ni tampoco descuidaron a sus pasajeros mientras daban atención a su capitán, jefe de la tripulación”, recalcó al medio ya citado.

Redacción periodista digital: VGG

Leave a Reply