Andrés Caniulef está con una profunda depresión y con problemas económicos “No tengo plata para cargar la BIP”

La semana pasada se anunció una nueva entrevista que daría Andrés Caniulef, quien está alejado de la televisión a causa de problemas personales. El periodista actualmente está internado y vive la fase final de su tratamiento contra la depresión y adicciones.

En el programa Lo que se ve no se pregunta, de TV+, el comunicador realizó una especie de Mea Culpa a raíz de sus problemas, indicando que por muchos años no creyó en las depresiones.

LEA TAMBIÉN…Operación Navidad: Anonymous hackeo el sitio de la PDI y ubicó a Piñera como prófugo de la justicia

“Toda la vida trabajé para conseguir mi objetivo de estar en la tele y quizás ser famoso. No me hace sentir hoy orgulloso, pero sí estoy orgulloso del éxito y del esfuerzo, pero yo lo desaproveché”, comentó.

“Me vi envuelto en esta nebulosa de las luces, la popularidad. Estaba en un momento viendo que colapsaba, y evadía y evadía. Iba a fiestas, carretes, noche. Pensaba que era fuerte, nunca creí en las depresiones”, agregó.

Una de las partes más “duras” de la entrevista fue cuando el exrostro de Canal 13 reconoció que está pasando por un mal momento económico, aunque se mostró optimista pensando en el futuro.

En esa línea, el comunicador de 42 años recordó: «Yo me gesté en un campamento, crecí en una población y terminé viviendo en Lastarria. Pero cuando uno va en ese proceso se le olvida cómo era la vida abajo. Hoy día estoy volviendo a aprender cómo era».

«Yo gastaba a manos llenas. Estaba de fiesta todos los días. Si no había after, yo hacía after en mi casa, un millón de amigos», agregó Caniulef. En ese momento, el conductor le preguntó si alguno de esos amigos estuvo con él cuando las cosas empeoraron.

LEA TAMBIÉN…Cabo Carrillo que atropelló a Oscár Perez tiene antecedentes por atropello y cuasidelito de homicidio

«No pues. Por eso te digo, es un proceso de aprendizaje y en esta experiencia he sacado muchas cosas negativas, pero más me valen las provechosas, incluso las personas que aparecen hoy, que sin conocerme me están tendiendo una mano», respondió Andrés.

“Con suerte tengo para cargar la Bip (ríe) Yo nada tengo, pero todo doy. Nunca tuve nada y créeme que todo lo que tengo hoy día lo agradezco y lo valoro. O sea, para mí tener la posibilidad de arrendar un departamento es un lujo, tener la posibilidad de comer en el McDonald’s es un lujo. Hoy día poder viajar en un taxi es un lujo”, estimó.