aasdasd

Descubren falla geológica entre Tirúa e Isla Mocha, que provocaría fuertes sismos

FOTO CAPTURA
  • ¿QUÉ PASÓ?

Una falla marina ubicada entre la Isla Mocha y la zona de Tirúa, al sur de la región del Biobío, podría haber tenido ingerencia en los fuertes movimientos sísmicos que se sintieron durante la noche del pasado sábado y madrugada del domingo, donde el más intenso fue de 6,2 grados, con epicentro en la comuna de Lebu. Así lo indicó el geólogo y profesor de la Universidad de Concepción, Jorge Quezada, quien publicó una investigación al respecto, según detalló RADIO BÍO BÍO.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Altas temperaturas se registrarán en la RM, se esperan hasta 32°c

  • ANTECEDENTES

Cabe recordar,  que este fin de semana, varias del país sintieron un fuerte temblor con epicentro en la comuna de Lebu, en el Biobío, donde se habría visto involucrada la falla marina, conocida como Zona de Fractura de Mocha, la que se encuentra entre la isla del mismo nombre y Tirúa.

En específico, fueron al menos 8 sismos ocurridos pasadas las 23 horas del pasado sábado. El de mayor magnitud fue de 6.2 grados y generó una decena de réplicas hasta el día de hoy.

  • Zona de Fractura de Mocha

Poco después de las 23 horas, miles de personas entraron en pánico cuando la empezó a moverse. Resulta que el temblor 6,2, tuvo una profundidad de 48 kilómetros, lo que provocó que se sintiera en varias de la zona centro sur del país.

  • ¿QUÉ DICEN LOS EXPERTOS?

Sin embargo, llamó la atención lo dicho por el geólogo y profesor de la Universidad de Concepción, Jorge Quezada, respecto al movimiento telúrico de Lebu.

El académico explicó que el  sismo fue a raíz de la subducción de la placa de Nazca bajo la Placa Sudamericana, e indicó que hubo una particularidad relacionada, probablemente, con la falla marina que se conoce como Zona de Fractura de Mocha.

Esta abertura submarina está ubicada entre Tirúa (a 120 km de Lebu y 202 km de Concepción) y la Isla Mocha (a 37,7 km de Tirúa).

La falla marina, o Zona de Fractura de Mocha – Tirúa, fue descubierta por Quezada junto a otros compañeros de la casa de estudios penquista. Sus observaciones al respecto fueron publicadas en la revista especializada, Andean Geology, en el 2020.

Según explicó el académico, primero analizaron la zona tras el terremoto 8,8 del 2010. Lo mismo repitieron cuando hubo otro fuerte sismo en el 2011, el que tuvo epicentro a unos 96 kilómetros bajo el mar, de la ciudad costera de Temuco.

“Fuimos nuevamente a terreno constatando un nuevo alzamiento en la isla Mocha y subsidencia en Tirúa, indicando que la ruptura ocurrió en el plano de subducción”, relató el profesional al sitio Ciencia en Chile.

Así, explicó que existe “una falla cortical inversa entre Tirúa e Isla Mocha (Falla Tirúa -Mocha) cuya actividad comenzó después del terremoto de 1960″. Agregó que las placas se mantuvieron acopladas por casi 6 décadas, incluso en el 2010.

“Las placas se destrabaron en esa zona finalmente durante el terremoto de 2011. Evidencias geodésicas mediante GPS, análisis de sismicidad y modelados físico-matemáticos corroboraron también estos hechos”, concluyó

TE PUEDE INTERESAR ➡️Confusam anuncia paro de actividades por diferencias económicas con el gobierno

Leave a Reply