Desorientación Espacial : Factor que pudo ser desencadenante en la tragedia que enlutó a Chile

  • Situación

La muerte de Sebastián Piñera Echenique ha enlutado al país. La tragedia se desarrolló cuando el ex mandatario despegó en un helicóptero modelo Robinson R 66 desde la casa de su , el José Cox. Las condiciones climáticas dificultaron el trayecto y el infortunio dejó, además, tres sobrevivientes quienes acompañaban al exjefe de estado: El empresario Ignacio Guerrero (amigo), su hijo, y Magdalena Piñera (hermana).

Sebastián Piñera habría estado de en , Región de los Ríos, donde en esta oportunidad, acudió a almorzar con José Cox. Posteriormente, el exmandatario, quien piloteaba la aeronave y que además mantenía una vasta experiencia de vuelo de alas rotatorias, despegó en el helicóptero cerca de las 15 horas.

  • Posibles causas de este lamentable accidente

Con los antecedentes conocidos a través de distintos medios, en la tarde de ese martes había un cielo con llovizna, nubosidad baja y visibilidad reducida (no óptima) situación que pudo haber llevado al piloto al mando a sufrir una Desorientación Espacial, al volar en ese confuso ambiente, donde no tiene referencias visuales para orientarse. Probablemente intentó bajar para salir de esa condición adversa, pero al volar sobre el agua se tornó más difícil percibir la altitud correcta, lo que pudo haber confundido respecto a si está más arriba o más abajo de lo que puede imaginar el piloto. Sin duda que los instrumentos a bordo de la aeronave son esenciales, y la experiencia en vuelo por instrumentos también, pero estos ingresos repentinos y sin una planificación adecuada a un espacio con nubes o reducida visibilidad, pueden sorprender hasta el más avezado de los pilotos y llevarlo a una Desorientación. Además, si le sumamos el parabrisas o plexi mojado por gotas de lluvia externas, más el empañamiento interno de la cabina que no se alcanzó a disipar, pudo incidir en una agravante para la Desorientación Espacial.

Tal vez sucedió una falla de la aeronave, que sólo se conocerá tras el resultado del a elaborar por los peritos aeronáuticos correspondientes una vez recuperado el helicóptero del lago. Por otro lado, pudo haber existido una incapacitación del piloto desde el punto de vista médico. Sin embargo, esta causa podría descartarse por lo informado por los testigos a bordo ya que alcanzó a mencionar que abandonaran la aeronave, quizás antes o después del impacto del rotor principal en el agua. Además, dicho por la fiscal la causa de muerte del expresidente Sebastián Piñera Echenique fue una asfixia por sumersión. Finalmente, esta investigación seria y acuciosa ya está en manos de los peritos del Departamento de Investigación de Accidentes de la Dirección General de Aeronáutica , organismo responsable de establecer lo que realmente sucedió en esta lamentable tragedia.

  • Las ilusiones

En la aviación, la desigualdad entre lo que nosotros percibimos y lo que esperamos es una ilusión. Dicho en otros términos sería la diferencia entre la percepción y la realidad. Este fenómeno que ocurre como consecuencia de una apreciación incorrecta de la posición, movimiento u orientación, en relación a los tres planos del espacio, es lo que denominamos Desorientación Espacial.

Podemos distinguir dos formas de Desorientación:

– Tipo I. El piloto no aprecia o reconoce estar desorientado. Será la más peligrosa para la seguridad del piloto y de la aeronave, ya que puede basar el control de su aeronave en una percepción errónea.

– Tipo II. El piloto sufre un entre lo que le dicen sus sentidos y la información que obtiene de los instrumentos del avión. Es la más común y se resuelve con satisfacción ya que el piloto está entrenado para reconocer que sus sentidos le pueden engañar.

Las ilusiones pueden ocurrir durante todas las fases del vuelo por lo que el piloto debe ser consciente de la posibilidad de interpretar mal la información recibida, ya que no depende de que tenga una gran experiencia. Las ilusiones pueden afectar a todos nuestros sentidos, pero los que particularmente conciernen a la aviación son aquéllos que afectan al órgano de la visión (en aviación sería el sentido más fiable) y las que afectan a los órganos del equilibrio, en el oído medio.

En vuelo, las indicaciones que se reciben son las de la propia aeronave y su entorno. Estas señales van a verse afectadas por las aceleraciones lineales y angulares a las que el piloto se ve sometido, así como por la ausencia de otras señales que, por razones ambientales (meteorología) o de otro tipo, no se llegan a recibir a través del sistema de la visión.

Son tres los sistemas que nos permiten orientarnos correctamente en el espacio: el órgano de la visión, el aparato vestibular del oído interno y el sistema propioceptivo.

  • Causas de la Desorientación Espacial

Podemos dividir las causas de Desorientación Espacial en dos grandes apartados: Errores sensoriales y Errores de Causa Central.

Errores sensoriales o de percepción debidos a una información transmitida al Sistema Nervioso Central (SNC) errónea. Entre ellos, podemos incluir los siguientes:

  1. Información visual externa insuficiente. El piloto se desorientará porque no existen referencias visuales, debido a fenómenos atmosféricos (niebla, nubes, lluvia, etc.), o al vuelo nocturno. Incluso con buena visibilidad si no hay referencias del terreno que lo distinga (vuelo sobre arena, nieve, agua o mar).
  2. Fallo de los instrumentos. En este caso, la información dada por los instrumentos es equivocada o no existe ningún aviso del funcionamiento anormal de los mismos, o en situaciones donde las condiciones para el vuelo visual (VFR) no son las apropiadas.
  3. Alteraciones de la visión. Son todas aquellas situaciones en que el piloto es incapaz de mantener la imagen en la retina como, por ejemplo, las vibraciones de la aeronave, altas aceleraciones +Gz o la aparición de nístagmus (desplazamientos rápidos de los ).
  4. Inadecuadas informaciones de causa vestibular. Se producen cuando las informaciones son inadecuadas, falta de estímulo debido a aceleraciones sostenidas durante más de 10 segundos, o respuestas de los receptores vestibulares a estímulos por debajo del umbral.

Los errores de Causa Central se producen por un deficiente procesamiento de la información debido a que se realiza en situaciones de sobrecarga física y/o mental propia del vuelo o producida por enfermedad. Se distinguen:

  1. Atención focalizada. Se asocia frecuentemente a situaciones de ansiedad, sobrecarga de trabajo y realización de múltiples tareas durante el vuelo (alumno piloto en su entrenamiento inicial). El piloto pone su atención de forma preferente (focaliza) en alguno de las actividades del vuelo descuidando otras, lo que lleva a una disminución de la atención en tareas críticas para la seguridad de vuelo.
  2. Errores por costumbre, habituación, familiaridad. Son debidos a la familiarización del piloto con diversos fenómenos fruto de una experiencia anterior, como la altura de los árboles en determinadas zonas, disposición de un lado más brillante en un banco de nubes como consecuencia de la reflexión del sol o presencia de estrellas durante una noche cerrada. La mala interpretación por asociación de estos fenómenos, sin ayuda de los instrumentos, puede dar lugar a confusión de la distancia con respecto al suelo en la fase de aproximación. Confundir las luces de las estrellas con las del suelo o en el mar con las de posición de los barcos pesqueros sería ejemplos típicos de los errores por costumbre, habituación, familiaridad.

Leave a Reply