aasdasd

Muere Zalo Reyes, el “gorrión de Conchalí”

  • ¿QUÉ PASÓ?

La familia de confirmó este domingo 21 de agosto la muerte del cantante, ampliamente conocido como el “gorrión de Conchalí” a los 69 años de edad.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Mujer de nacionalidad extranjera es asesinada con múltiples impactos balísticos en Independencia

  • ANTECEDENTES

Su deceso ocurrió tras varios días en mal estado de salud a causa de la diabetes que sufrió por largos años, que lo llevaron a estar internado de urgencia en la UCI del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

  • ¿QUÉ DIJO LA FAMILIA?

“Acompañado de nosotros y de todas sus oraciones con tanta buena energía. Lo hizo en el sueño y sin sufrir. Solo nos queda agradecer tanto cariño y admiración durante estos 40 años de éxitos”, escribió su hijo en la cuenta de Instagram del cantante.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Delincuentes matan a trabajador inocente en Portonazo en Conchalí

  • BIOGRAFÍA

Zalo Reyes, ícono de los cantantes populares de los 80, en rigor llegó al mundo con otro nombre. Boris Leonardo González Reyes, nació en Santiago, el 3 de de 1952.

En rigor, es oriundo de la comuna de Conchalí, la cual le valió el apodo con que sería recordado a posterioridad. Fue hijo de un taxista, era el menor entre cuatro hermanos de una familia de estrato popular. Raigambre que no perdería nunca y se encargaría de siempre dejar muy en claro.

Reyes fue uno de los primeros ídolos realmente populares de la música chilena que aprovechó el boom de la TV para amplificar aún más su figura. Hizo sus primeras armas en Conchalí, donde ganó un Festival de centro de madres, en 1967.

Fue durante su servicio militar, en los de la Armada de Chile, donde nació su particular apodo. Debido a que existía otro cadete de apellido González, a Boris lo apodaron “Gonzalito”. Luego, se acortaría a “Zalito”, y finalmente, “Zalo”.

Ya en los 70, inició su trayectoria apoyado en un repertorio de canciones de Lucho Gatica. Poco a poco comenzó a tener material propio y en 1976, mientras se presentaba en quintas de recreo, lo vieron los productores de las grabadoras IRT y EMI-Odeon, Roberto Inglez y Jorge Oñate. Asombrados, le ofrecieron un contrato discográfico. Desde un principio se notaba su estilo, cercano a la canción romántica, popular y de alta sensibilidad. La llamada “Canción cebolla”.

TE PUEDE INTERESAR ➡️Encuesta Cadem: “Rechazo” se mantiene en el 46% y “Apruebo” baja a un 37% previo al Plebiscito de salida

CHILE | INFORMADORCHILE

TE PUEDE INTERESAR ➡️Delincuente muere en Ñuñoa, trató de asaltar a funcionarios de la PDI

Leave a Reply